viernes, septiembre 09, 2005

Steve Jobs: ¿Vivir o cambiar el mundo?


Navegando por los infinitos corredores de Internet, conseguí de Steve Jobs (amado por unos y odiado por otros) presidente de Apple y Pixar Studios, un texto que reproduce un discurso que pronunció el 12 de junio del 2005 en una graduación en la Universidad de Stanford. Son esos tipos de mensajes que te hacen pensar sobre lo que estás haciendo en la vida, tu legado y tu aporte para un futuro mejor. No quería dejar pasar la oportunidad de hacer un breve comentario sobre este discurso.

Es un texto muy interesante en el que habla de la búsqueda de nuestras ilusiones y nos anima a hacer en la vida lo que más nos guste, independientemente de lo que piensen los demás.
Jobs en su discurso cuenta su vida a través de tres historias (conectar los puntos, amor y pérdida, y la muerte). Citaré algunos extractos impactantes:
A veces la vida te pega con un ladrillo en la cabeza. No pierdas la fe. Estoy convencido de que lo único que me mantuvo en pie era que amo hacer lo que hago. Tienes que encontrar eso que amas; esto se aplica tanto en tu trabajo como en tus relaciones amorosas. Una gran parte de tu vida estará enfocada hacia tu trabajo y la única manera de sentirte realmente satisfecho es creer que lo que haces es un excelente trabajo. La única manera de lograr un excelente trabajo es amando lo que haces. Si no lo encuentras todavía, sigue buscando. No te rindas. Como en todas las cosas relacionadas con el corazón, sabrás exactamente cuándo lo habrás encontrado y, como en cualquier gran relación, se irá poniendo mejor y mejor a medida que el tiempo pase. Así que sigue buscándolo hasta que lo encuentres, no te rindas.(…)

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: "Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón". Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: "Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?" Y si la respuesta era "No" durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Tu vida tiene un límite, no la malgastes viviendo la de otra persona. No te atrapes a ti mismo por un dogma que implique vivir con los resultados de los pensamientos de terceros. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahoguen tu voz interna. Y lo más importante: ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición. Ellos, de alguna manera, saben lo que realmente quieres ser; el resto es secundario.

A pesar de ser un auténtico fanático de la Mac, no soy de los que piensan que Steve Jobs es una especie de Dios al que se debe reverenciar y adorar. Sin embargo, hay que reconocer que su discurso revela a un personaje brillante, que más allá de la tecnología, nos da energías para vivir y una llamada al espíritu pionero e innovador. Construir un mejor futuro está en nosotros mismos. Les recomiendo que lo lean y lo compartan. Espero que les haga pensar y los impacte tanto como me impactó a mi.

El texto en español lo pueden ubicar en esta dirección. Adicionalmente aquí pueden escucharlo en Inglés vía Podcasting.

Recuerden dejar sus comentarios.

3 comentarios:

Olatte Chock dijo...

Es emocionante leer a un personaje como él, creador de uno de los inventos mas impactantes del siglo pasado. Es conmovedor además, leer el texto completo que recomiendas en tu artículo, que nos recuerda, lo efímero de nuestro paso por la vida y lo importante que és, hacer lo que más nos gusta hacer, para poder dejar nuestro legado, en consecuencia.
Es cierto que la vida nos puede dar con un ladrillo en la cabeza, pero siempre conseguimos el rumbo, si hacemos lo que mas nos gusta.
La vida, al parecer, está compuesta de ciclos. Si uno no los avisora, la vida se encarga de recordarnos que debemos movernos. Ya lo decía tambien Hermann Hess, en su conmovedora novela,"El Lobo Estepario" y en Demian. Son libros leidos en nuestra juventud, que nos pegaban ladrillazos en la cabeza, cuando éramos libres y felices... pero no lo sabíamos.
Una de las cosas que se van perdiendo con la madurez, es la libertad de vivir. Como dice Jobs, nos empeñamos en vivir la vida de otros.
Por que cada quién descubra lo que más le guste hacer en la vida... ese es mi deseo.
Alberto Enrique

Marga dijo...

Definitivamente un bello discurso. Muy emotivo; es bueno leer de vez en cuando este tipo de mensajes que nos hace "desacelerar" un poco en el ritmo de vida que llevamos y donde la palabra "supervivencia" es la que controla nuestras vidas sin percatarnos ni darnos cuenta que somos llevados por una corriente y no queremos o no elegimos parar y pensar en que hay muchas otras cosas que son importantes en la vida y que dejamos en 2do. plano; hasta que nos den con el ladrillo en la cabeza. Para algunos, habrà suerte y veràn ante sus ojos una 2da. oportunidad; para otros, con menos suerte, simplemente se daràn cuenta cuando el tren de la vida se detenga y le diga a uno: "llegò tu hora, tienes que bajarte". sin haber hechho lo suficiente.

Tèrmino con un pàrrafo de una canciòn de Ana Belèn y Juan Manuel:
"Solo le pido a Dios, que la reseca muerte no me encuentre vacio y sin haber hecho lo suficiente"...

Anónimo dijo...

Esto me hace recordar un dicho que dice " La felicidad no radica en hacer lo que uno quiere sino en querer lo que uno hace"