jueves, abril 13, 2006

¡ Houston, tenemos un problema ! : 13 de abril de 1970


Hace 36 años, el Apolo 13 inicia su apasionante viaje a la luna. Cuando la tripulación está a punto de llegar a su destino, una explosión en el espacio les hace perder oxígeno, energía y el curso de la nave. Todo se convierte en una situación desesperada para tres hombres. El 13 de abril de 1970, ocurrió un hecho que pusó a prueba el coraje, la inteligencia y el trabajo en equipo de un grupo de personas tratando de salvar al Apolo 13, ubicado a 380.000 Kms. de la Tierra.


Se trataba de la tercera misión a la luna y los astronautas estaban en sus labores de rutina. De repente, se escuchó la voz de uno de los astronautas que decía: ¡ Houston, tenemos un problema ! Había explotado un tanque de oxígeno en la nave espacial, levantando el panel lateral del módulo del servicio sostenedor de vida, dejando a los tres astronautas perdidos en el espacio.

Con rapidez, los astronautas encendieron el módulo lunar "Acuario" y apagaron la nave de comando "Odisea". Se había diseñado el módulo lunar para soportar la vida de dos tripulantes por 70 horas, tiempo suficiente para alunizar y regresar al módulo de comando. Ahora se convertía en el primer bote salvavidas espacial y la única esperanza de regreso a casa para tres astronautas.

Los medios de comunicación de todo el mundo transmitieron enseguida la noticia. Millones de personas estuvieron alertas de la lucha del Apolo 13 por sobrevivir. Es posible que nunca se hubieran reunido tantas personas en oraciones por una sola causa.

Aunque la tripulación encendió el módulo lunar con gran velocidad, la súbita pérdida de las células de combustible, requería cíerta utilización de las baterías de reingreso de emergencia, para mantener la maltrecha nave en funcionamiento, en tanto que la tripulación preparaba su bote salvavidas. Estas baterías eran de gran importancia para el reingreso en la atmósfera del módulo de comando y su utilización significaba que la muerte de los astronautas podría posponerse algunos días.

Una vez que se encendió el módulo lunar, se determinó que se habían utilizado demasiado las baterías de reingreso, no quedando suficiente energía para el regreso. A través de un plan concebido por un ingeniero, un año atrás, se volvió a cargar las baterías de reingreso del módulo de comando, aprovechando las baterías más grandes del módulo lunar empleando un sencillo cable.

Luego se presentó otro problema, al controlar el sistema de alarma del módulo lunar, se había acrecentado la cantidad de bióxido de carbono (CO2), disparándose las principales alarmas. Un grupo de ingenieros del Centro de Control descubrió la solución para esta situación: un aparejo improvisado de cubiertas del diario de vuelo, mangueras de oxígeno y bolsas de plástico pegadas con una cinta encontrada abordo. Se transmitieron por radio a la tripulación los procedimientos para combinar el dispositivo, salvándose los astronautas de la sofocación.

Ahora el grupo confrontaba un nuevo obstáculo. Se hacía casi imposible la navegación debido a los desechos del tanque reventado que rodeaban la nave espacial. Los astronautas no podían ver las estrellas marcadoras, para alinear la computadora guía. La luz del sol hacía resplandecer los fragmentos del tanque borrando cualquier vista de las estrellas. Careciendo de un conveniente alineamiento del sistema guía, la nave espacial se quemaría al reingresar o se desviaría no alcanzando la atmósfera terrestre por completo, significando la muerte de sus tripulantes.

Para resolver este problema se introdujo un plan en las computadoras de control, usando la línea terminal de la tierra y el sol como puntos de referencia. Ninguna acumulación de desechos podía empañar ya sea la 1ínea que trazan los hemisferios de luz y oscuridad de la tierra o el sol.

Ahora la última amenaza. El oficial del reingreso no podía calcular el ángulo de regreso. El agua hirviendo del módulo lunar cambiaba, el alineamiento completo del módulo lunar y del módulo de comando. Si el ángulo resultaba poco profundo, se cambiaría radicalmente el sitio del aterrizaje. También se logro solventar esta situación y al final
el módulo de comando amarizó tranquilamente en el Oceano Pacífico y la tripulación fue rescatada sana y salva. ¡Los astronautas del Apolo 13 habían sobrevivido a la mayor crisis espacial de toda la Historia! Al Apolo 14 se le reasignó la tarea que debió realizar el Apolo 13, de llegar a la región lunar de Fra Mauro.

Asi fue la dramática odisea de la misión espacial Apolo 13, que en abril de 1970 mantuvo en vilo al mundo tras sufrir un grave accidente en pleno viaje hacia la Luna. La experiencla del Apolo 13 fue un esfuerzo de cientos de personas de la NASA , más las oraciones de millones en todo el mundo, avocados a un sólo objetivo: salvar a tres astronautas de una muerte segura. ¡Y se logró!

¿Algún día podremos trabajar en equipo para tener un mundo mejor, sin guerras, sin hambre, sin envídias, ni temores ?

Dios nos ayude.

1 comentario:

EnigmasExpress /Gandica dijo...

Verdad que hay fechas significativas que se le escapan a uno.
Terminas con un: Dios nos ayude, lo que me hizo recordar las declaraciones del presidente de Irán ayer con: gracias a Dios Todopoderoso por habernos dado el uranio enriquecido.
Mundo éste!
Saludos.